RCDS

Radio Camino de Santidad

Current track

Title

Artist


¿CUARENTENA? DÍA #8 VIVIENDO POR FE

Written by on marzo 28, 2020

Día #8 Guía de lectura Marzo 28/2020: 2 corintios 4:7-9 “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos…”

Si hay un elemento que no puede faltar en nosotros los cristianos, ese es la fe, la cual es una característica distintiva en los hijos de Dios debido a que es imposible acercarse a Dios sin fe (Hebreos 11:6).

Como sabemos, la fe es la certeza de lo que se espera, y la convicción de lo que no podemos ver (Hebreos 11:1), por eso cada uno de nosotros deberíamos estar profundamente interesados en que crezca nuestra fe, porque es por la fe que vivimos, no por las cosas que vemos (2 Corintios 5:7). Es por nuestra fe que podemos vencer al sistema que gobierna este mundo (1 Juan 5:4).

Es cierto que en muchas ocasiones nos vamos a ver rodeados de problemas y dificultades. Hoy día, el mundo sufre una gran convulsión a causa de una pandemia. Muchos de nosotros nos hemos vistos envueltos en esta gran aflicción, de hecho Jesús nos advirtió de que en el mundo tendríamos que pasar por muchas pruebas (Juan 16:33). No obstante, no podemos dejar que los afanes de la vida, las presiones, las aflicciones nos lleven a dudar del poder, fidelidad y misericordia de Dios.

Por esta razón, “La única forma de mantener nuestra perspectiva correcta acerca de Dios y sus planes, es por medio de la fe en Él”.

En 2 de Corintios, Pablo plasma de forma clara, cómo los sucesos en la vida de una persona tienen distintas perspectivas según la fe.

En 2 Corintios 4:7-9; podemos leer 4 estados emocionales, o perspectivas sobre una situación que cambian drásticamente según vivamos por la fe o no:

1. Atribulados pero no angustiados

Vivimos en una esfera terrenal, por lo tanto estamos sujetos a nuestras necesidades como personas. El afán de muchas veces tratar de conseguir todo aquello que nos de un “bienestar físico” nos llena de tribulación. Además, la biblia es clara con respecto a que por ser hijos de Dios y profesar nuestra fe, sufriremos en esta tierra, enfrentaremos persecución, oposición, maltrato, y discriminación (Mateo 5:11/Juan 16:1-2).

“Podríamos estar atribulados a pesar de nuestra fe, lo que no es aceptable es que la angustia tome el control de nuestra mente. Precisamente, el sentir angustia puede ser un signo de que nuestra fe es débil.”

Si vivimos por fe, entonces tenemos total confianza en que Dios nos ayudará en cualquier circunstancia que estemos pasando. Y si confiamos en Dios ¿por qué nos angustiamos? ¿será que pensamos que Dios no tiene el control?

Dios tiene el control de nuestras vidas, si así se lo hemos dado, y debemos creer que estamos en sus manos y nadie nos puede arrebatar de ahí (Juan 10:28).

2. En apuros pero no desesperados

“Es normal que nos veamos en situaciones donde parece que no hay salida, pero esto no debe hacernos perder la calma. Cuando nos desesperamos, generalmente tomamos decisiones equivocadas.”

El pueblo hebreo, cuando salió de Egipto se vio en apuros al enterarse de que el ejército de Faraón les perseguía. A pesar de esto, no se desesperaron. Moisés les dijo: “No temáis, estad firmes y ved la salvación que Jehová hará hoy con vosotros, porque los egipcios que hoy habéis vistos, nunca más para siempre los veréis. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos(Éxodo 14:13-14).

“Puedes vivir sin desesperarte cuando entiendes que Dios está de tu lado, que Él está peleando de tu lado. Eso es vivir en fe, creer que cuando la situación parece insoportable, ahí está Dios para intervenir.”

3. Perseguidos pero no desamparados

Es normal sentir persecución; y en la actualidad mucho más. Pero el hecho de sentir persecución no puede hacernos pensar que Dios nos ha dejado.

“Precisamente, por estar con Dios, por decir lo que Dios quiere que digas, por pensar lo que Dios quiere que pienses, y por actuar como Dios quiere que actúes, es que sufrimos persecución.”

Dios le hizo una hermosa promesa a Josué cuando estaba a punto de llevar al pueblo hebreo a la tierra prometida. Dios le dijo a Josué: “Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo, no te dejaré, ni te desampararé(Josué 1:5).

“Podemos sufrir serias persecuciones, incluso donde nuestra vida pueda estar en peligro, a pesar de eso necesitamos vivir creyendo que nuestro Dios que no nos dejará, no nos desamparará, y que estará con nosotros todos los días hasta el fin.”

4. Derribados pero no destruidos

En nuestro andar en Cristo, no estamos exentos a fallar o caernos en el camino. Toda persona ha fracasado en algún plan o meta; ha tenido alguna mala relación, o ha sido lastimado por experiencias desagradables.

“Sin embargo, cuando tocamos fondo, podemos tener la seguridad  de que, aún ahí en el fondo, Dios está con nosotros.”

Hay otra oportunidad para hacer las cosas bien, levantarnos y seguir adelante. En Hebreos 4:16 dice que nos podemos acercar con confianza delante de Dios, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

“Podemos acercarnos a Dios creyendo que aunque fallamos, sus misericordias se renuevan cada mañana (Lamentaciones 3:22-23), y aunque en algún momentos pensemos que llegamos al final, Dios tiene una nueva oportunidad para nosotros.”

Es la fe en Dios la que nos anima a seguir hacia adelante cuando queremos detenernos, la que nos impulsa a buscarle cuando estamos perdidos, y la que nos ayuda a mantener la perspectiva correcta cuando estamos enfrentando situaciones confusas.

Por: Daniela Paola Granados P.

Tomado de Bosquejos Biblicos- Roger Rosales

https://salyluzbaq.wixsite.com/misitio/post/cuarentena-d%C3%ADa-8-viviendo-por-fe


Reader's opinions

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *